Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Sede Canónica

En 1492 los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula fueron autorizados a fundar y pidieron La Real Capilla de Nuestra Señora de la Victoria. A finales del siglo XVII, ante el estado ruinoso del convento, se procedió a su reconstrucción con la ayuda del Conde de Buenavista, construyendo el santuario actual inaugurado en 1700.

004 Antiguo Altares en la Santuario de la Victoria (finales de los 30)

La iglesia tiene planta de cruz latina y dos naves de capillas, coro elevado a los pies, la decoración a base de yeserias, pequeños balcones-tribuna abiertos a la nave central. El retablo es del siglo XVII y esta compuesto por escenas de la vida de San Francisco de Paula, en su centro se abre un arco que da paso al camarín de la virgen.

 santuario

Un elemento muy particular del santuario es su torre-camarín, encierra una simbología muy especial, inspirada en los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, siendo calificado de pieza clave del barroco andaluz. Es obra del maestro Unzurrunzaga.

museocamarin

Tiene un conjunto Cripta-Sacristía-Camarín, donde se encuentra el Panteón de los Condes de Buenavista del s. XVII. El panteón es una exposición del discurso barroco ante la muerte.

museocripta

En el interior de la iglesia se conservan obras escultóricas y pictóricas de gran interés, aunque la pieza más importante la constituye la imagen de Santa María de la Victoria. En Abril de 2007 fue declarada Basílica Menor.

LA LEYENDA

Corría el mes de agosto del año 1487…

Los ReyesCcatólicos llevaban intentando conquistar la ciudad desde hacia tres meses y no lo conseguían. El cansancio y la desconfianza eran mayores, no sabían si levantar el cerco o continuar hasta la rendición de los mahometanos malagueños.

El rey poseía en su oratorio una imagen de la Virgen, regalada por el emperador Maximiliano de Austria. Estaba descansando Don Fernando y se quedó dormido, en su sueño, un anciano intercedía ante la Virgen de su oratorio para que diese la victoria a las tropas cristianas.

Ese mismo día llegaron a las estancias reales unos religiosos enviados por San Francisco de Paula, para pedir el permiso de fundar en España la Orden de los frailes Mínimos (orden de mendicantes, principios de caridad).

Al mismo tiempo llevaban una carta en la que a modo de profecía venia a decir al rey, que no se levantase el cerco porque en tres días la ciudad caería en sus manos. Entonces el rey reconoció en el anciano de su sueño a San francisco de Paula y por tanto la responsable de la victoria, era la imagen de la Virgen que tenia en su oratorio.

De esta forma, tras una ofensiva desesperada de los musulmanes, los católicos consiguieron conquistar la ciudad el 18 de agosto de 1487, quedando unidas para siempre la historia de la ciudad con la imagen de la Virgen, llamándose desde aquel día: Victoria”